Una Mujer Consciente es una Mujer Empoderada

Si buscamos en el diccionario la definición de Conciencia, encontramos lo siguiente:

nombre femenino

1.

Conocimiento que el ser humano tiene de su propia existencia, de sus estados y de sus actos.

"un golpe le hizo perder la conciencia"

2.

Conocimiento responsable y personal de una cosa determinada, como un deber o una situación.

"conciencia cívica"


Pero si queremos ahondar aún más en el concepto, tendremos necesariamente que acudir a la definición que hace la biodescodificación:


· Conciencia (consciousness): nos permite saber lo que está ocurriendo en la mente, y la mente nos permite saber lo que está pasando en nuestros sentimientos y emociones, así como en las sensaciones corporales. Todos los procesos se están desplegando dentro de ella, dentro de la conciencia.


· Consciencia (awareness): es la que nos permite saber lo que está ocurriendo dentro de la conciencia. Es más amplia que la conciencia. De hecho, gracias a la Consciencia sabemos que existe la conciencia.





Sí, yo también estoy un poco confundida, pero para explicarlo de forma simple, diría que la Conciencia de la mente es nuestra capacidad de percibir todo a nuestro alrededor y la Conciencia del alma es de visión amplia, no sólo es consciente de la mente consciente y el cuerpo, también lo es del campo cuántico de posibilidades infinitas o campo akáshico.




Yo me hice thetahealer con el objetivo de ayudar a sanar a mi mamá, pero en el proceso lo que descubrí fue aún más grande: descubrí mi propia conciencia del alma.


La conciencia del alma es la que nos hace plenos y le da significado a la vida, contiene el manual de instrucciones, la información ancestral para la supervivencia y la trascendencia de la especie, y el verdadero propósito de nuestra existencia; pero, y este es un gran pero, está obnubilada por el ego, es decir, por la mente consciente, la mente emocional y la mente subconsciente trabajando en piloto automático.


Curiosamente, este subconsciente o sistema reptil de supervivencia, de alguna forma que aún no hemos llegado a comprender del todo, se encuentra íntimamente ligada a lo que Jung llamó el inconsciente colectivo; es decir, a este almacén de sabiduría e información ancestral al que los antiguos indús llamaron akásha: sustancia primigenea de lo que todo está hecho.


Y es aquí donde comienza lo divertido, porque para tener acceso total a esta consciencia superior sólo hay que saber cómo jugar el juego.

Zona Dharma

1.- Tu mente no eres tú, y la prueba es que tienes consciencia de su existencia y de su funcionamiento. La mente es sólo un instrumento que debes utilizar inteligentemente.


Por fortuna, contamos con un mecanismo llamado Neuroplasticidad que nos permite desactivar viejas conexiones neuronales con patrones, ideas o creencias nocivos, crear nuevas asociaciones o sinapsis que a su vez produzcan pensamientos positivos, creativos y provechosos.


Zona Dharma

2.- Lo que hay en tu subconsciente no es tuyo, es información basura que se fue acumulando a lo largo de tu paso por éste plano pero que no necesariamente es verdad.


Estas ideas son las que, a fuerza de repetición, formaron el sistema de creencias subconscientes que son, literalmente, la caja de herramientas con la que hacemos frente a todas las situaciones de la vida. Cambiar creencias en este nivel, modifica radicalmente la energía y automáticamente todo tu entorno mejora.


Zona Dharma

3.- Todos los bloqueos en tu camino obedecen a emociones no liberadas.


Una emoción puede crear literalmente miles de pensamientos durante largo tiempo. Si pudiéramos entregar la sensación de dolor subyacente a los recuerdos, todos esos pensamientos desaparecerían al instante y nos olvidaríamos del suceso. Dejar ir significa estar libre de sentimientos negativos, de conflictos y expectativas y experimentar la naturaleza básica del universo que es manifestar el mayor bien posible en cada situación.


Cuando mente, subconsciente y emociones se encuentran alineados, recuperas tu poder interior, mejora tu auto-concepto y aumenta tu autoestima, desarrollas tu inteligencia emocional, tomas responsabilidad y control de tu vida y tu destino, te conviertes en líder multiplicadora de abundancia procurando tu bienestar, el de tus seres queridos y tu comunidad. Descubres tu propósito de vida y recuperas el lugar que te pertenece como diosa empoderada.


¡Es hora de darte el regalo de cambiar creencias limitantes y comenzar a vivir en plenitud!



20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo